Self-Reflections of my Son Eddie about his Life as a Latino TCK

Being a TCK (Third Culture Kid) can be quite the confusing experience, for others and myself. Especially in school, the name Eduardo Alejandro Garcia in Germany stands out amongst a sea of Timsand Florians. Most people immediately assume Im from Spain and I have to clarify that Im actually Venezuelan. Of course I also have to mention I was born in Texas, making me also an American. Ive gotten use to giving people my life story over the past four years and at first I was a little embarrassed by it. Nowadays Im very proud of it. It makes me feel unique and important. I wear it like a badge.

Over the years, Ive discovered the pros and cons of being a TCK. Because of my latino roots and nine years in the U.S.A, I excel in my English and Spanish classes in school, always achieving a one, the best possible grade in Germany (six being the worst and one being the best), while also managing a decent grade of three in my German classes. My family and I often receive praise for our German, which we have slowly mastered over the years. Appearance wise, I also stand out with my latino features and gestures. Knowing German, English and Spanish also makes traveling easier. I can fully communicate with others in Austria, Switzerland, Spain and the majority of South America and since almost everyone in Europe speaks English, I dont have any problems traveling through this beautiful continent.

Ive gotten use to giving people my life story over the past four years and at first I was a little embarrassed by it. Nowadays Im very proud of it. It makes me feel unique and important. I wear it like a badge.

As a TCK, I feel I have also become open-minded when it comes to other races and cultures. When I hear a persons accent when they speak a certain language, I dont laugh and make fun of them. I always feel an amount of respect towards that person, since I know the hardships of learning a foreign language. Im also completely against racism and discrimination. Just because a person has a different color of skin, different facial features or a different culture does not make them less. If more people experience other cultures, racism would be less of a problem.

9C41DF89-A63E-49C5-A21A-3E42480032FF
This is me in Texas nominated for District Creative Writing 

But how have I experienced other cultures? For me, experiencing other cultures means tasting new, delicious food, meeting friendly people, visiting breathtaking sights and seeing the world from a different perspective. I always enjoy visiting a new country with my family. It really opens your eyes and reminds you: There are 195 countries in the world and each one is different. My culture is just one amongst hundreds!I identify with this quote from Ghandi, the man who helped liberate India from the British: A nations culture resides in the hearts and in the soul of its people.

As I mentioned earlier however, there are also some cons. Sometimes I make grammatical mistakes in German and am laughed at by fellow students. This makes me insecure about my German sometimes, which can also make me nervous when I want to meet someone new or answer questions in class. Thankfully, my friends usually help me instead of ridiculing me.

Moving to Germany also changed my view on the world and governments, since Germans have become more open because of their tragic past and history, which in turn has changed my social life a little bit. Ive lost contact with some of my American friends, except for a few truly special ones that I love staying in touch with through the years. Sadly, most of the people I lost contact with support walls between countries, separating children from their parents and reckless behavior, which I am very against.

In the past, I have actually argued with former classmates on social media about Multicultural topics and issues… They don’t seem to understand my position and ideas.  Maybe it is also partially due to us, my siblings and I, growing up as teens with different cultures, that as a result, has shaped us to be differentsomehow more tolerant to cultural diversity. Gladly, Im still in touch with school friends from Texas who are open-mined and adventurous and I hope to see them soon.

F97DDEA7-0B3E-4A50-B25E-A5166B640E00
My siblings and I celebrating 4th of July in our house in Germany 

Another con is that despite having German friends who I see almost everyday and who accept me, I still feel like an outsider sometimes. I feel like Im in a spot the differencegame. None of my friends can truly understand what Ive been through, which can be upsetting. Besides my siblings, I have never met another TCK teen. Its a good thing Im not an only child, or else I wouldnt have anyone to relate to. Being latino also means dealing with racism. Fortunately, Ive never had to deal with any racists but I still find out what people say about my race on the internet and on the news. I will never be able to understand hatred towards people, simply because they have a different culture.

In the past, I have actually argued with former classmates on social media about Multicultural topics and issues… They don’t seem to understand my position and ideas

And of course, there is the feeling of not belonging anywhere. I cant call myself German, American or Venezuelan. I have no true nationality or home county. I guess home will always be the place where my family is. I actually like not belonging anywhere. If anything I find nationalism annoying at a times. Phrases like: America First” “Venezolanos somos los mejoresand Deutschland über allesare stupid and part of the reason racism exists. I am a citizen of the world, not just one country. I am my own person, not some person dedicated to a specific country. I am dedicated to everyone, everything and everywhere.

2400E09E-C833-4D6E-BA87-7329417E3CFD
As a Latino TCK I get to reunite with my family once a year 

So in conclusion, being a TCK has been a wild, sad and fun adventure and all in all, Im glad I am one. Im glad we moved to Germany and got to see so much of the world. Im glad I have American and German and even Chinese friends! Im glad I have a latino family and Dutch in-laws. I think everyone should enjoy and see the whole world like I have. Let us enjoy what the cultures of the world have to offer.

By Eddie García (one of mamá’s Little Nómadas)

F7D64570-3547-4F79-A5D1-D1C63BB24A84
With my little brother in Venezuela, five years ago. Sadly, I can’t go back to visit because of newly reformed laws by the Venezuelan government 

 

Game Night and Language Learning

A Family That Plays Together Stays Together, says one of those quotes I found on the Web after reading about ways to enhance the parent-children relationship during teenage years. And I think it is true. When you are playing a board game with your family, you are strengthening your relationship, but also as a parent, you are promoting communication and social skills that kids cannot find in today’s screen games. Hence, parents and children get to communicate in an easy going situation.

Same thing applies to language learning.

To learn a language by playing board games is fun, cost and time effective, and hands on. Children feel motivated to win the game and since the pressure of not making mistakes is not there, it gives them the reassurance of speaking the target language more freely with no fear. So next time you ask yourself how to support your child’s language learning process, plan a a family game night!

4DC8F6A8-3482-4BFE-BB70-5C60CEBEB316
Life: helping children develop real coomunicative skills. By Flor García 

But what are the real benefits of playing board games for language learning?

The advantages are many, however I will enumerate the ones that I believe to be more notorious and encouraging. Feel free to make your own list of pros and comment below your ideas.

  • Board games are time effective. The language benefits we obtain for an hour of playing doesn’t compare to what is practiced in a 45 minute-lesson. Yes, in a formal classroom our kiddos learn the grammatical aspects of language learning, but it is by playing and communicating that we will reap the communicative benefits they need to speak the target language.
  • Board games are cost effective. Something many families worry about. For us, a family of five, staying home playing Risk, UNO or Scrabble is a cheap way to entertain our children without breaking the piggy bank. You just need to be creative! Also, if you are a monolingual parent helping your children to be bilingual, game night is a more cost effective way of promoting communication than hiring a native speaker to tutor your child for 30 minutes. No, it won’t substitute the advantages of communicating in a real life situation, but when money is an issue, a board game could be a great solution. Don’t forget to visit your local flea market or second hand store to find good deals.
  • Board games are fun. Do I need to say more? There are so many games to choose from, that even your most picky child will find something of his interest that would motivate him to play. Remember to involve your kiddos in the search for games. Hunting for entertaining games should be a task for the whole family.
A261E2AC-0504-463F-B09D-630BC93AE2E9
Our favorite way to play Scrabble: mixing three languages! By Flor García
  • Board games develop communication skills by encouraging children to use the target language in a real life easy going situation. When we play together we create a safe atmosphere where our kids feel confident enough to speak without having the duress of trying to be perfect. Children feel more at ease to talk in the target language, they laugh, they make jokes, they have fun.
  • Board games are hands-on. They are real. Nothing more exciting for children of all ages than to have their opponents right there, at home, and try to beat them. It is more fun than playing against an avatar online… we just need to give our sales pitch, take our kids away from the video game console or mobile phone and bring them to the table. I am sure they will be up to the challenge!
  • Board games are a great tool to develop other important skills. While we use board games to learn a language, the benefits of playing a game (besides language acquisition) are countless. Game night is the perfect opportunity to develop fine motor skills. By playing we also encourage our children to reason  and interact with other people, therefore also working on social and reasoning skills.

So, do I need to give you more reasons to take those dusty boxes out of the attic and get a game night planned right away?!! This is your chance to support language learning at home and build or strengthen the communication bridge between you and your children, something so much needed in today’s society. For us, game nights have been an amazing resource for learning vocabulary in German and Spanish, and additionally an exceptional way to connect with our teenage kiddos. Those minutes together mean the world to us. I assure you those minutes will mean the world to you as well.

C6001365-70FE-4937-845D-C5BB4DC08CDD
Quality time together: priceless! 

Self-Discerning Reflections of a Venezuelan Abroad

I am from Venezuela. 

And I dare to ask myself, but from what Venezuela? Which of the Venezuelan realities am I from? The Venezuela I grew up in, sassy and content, irreverent and easygoing, humane. Or the Venezuela that my parents and siblings live in today, aching, arid, bizarre, and hungry. How do I prevent my Venezuelan roots from drying when the fertilizer of my memories reflect a country that is not longer there? 

Are memories rich enough to nurture the soil of my identity? 

I am an expatriate. 

My definition of home has been modified and adjusted so many times that I feel proud of the end result. Home for me is where my heart finds peace, surrounded by my children’s laughter and chatting, my husband’s deliciously grill meat and the dark brown leather couch that accompanies us since 2006. Home for me is the blue sea, the scorching sun, and white sand. I have learned the power of swimming in mountainous lakes and pretend I’m doing it in the warm waters of the Caribbean… I think the fact of just swimming makes me happy. Home is also warm arepas filled with avocado and chicken, German sausages, and heart-warming macaroni and cheese. As you may see, my concept of “home” is not purely based in a specific territory, but an conglomerate of feelings, places, flavors, and emotions. Each of these tied to a country, to a culture. 

Home is also warm arepas filled with avocado and chicken, German sausages, and heart-warming macaroni and cheese

9BBE34F3-2F44-4964-8EA7-42CDB7407F26
The untamed jungle of my birth country symbolically represents our feelings. Picture by Flor García in Tucacas, Venezuela

But what happened when I try to bind my memories of arepas with a Venezuela going through an unimaginable crisis so deep rooted that many have lost hope. They do not eat arepas… they have barely anything to eat. My heart aches and I don’t even live there anymore. Now, I have this dilemma of attaching my feelings from my country’s cuisine to an image of hunger. My fellow Venezuelans are hungry, thirsty, waiting for a future that hasn’t been drawn yet. Now, I restrain myself from joining the idea of the blue sea and the food to a suffering Venezuela, a country I cannot go back to. At least not to live. Now, I carefully eat and swim but I do not dare to go further… it is painful. 

I think this is a pain felt by many Venezuelan expatriates. 

Today, Venezuela is in ruins and almost 2 millions Venezuelans have left the country since the year 2000. Deep political problems, an enormous economic crisis and social devastation drove our families to pack their lives and move to other countries. Today, we have families that are completely clueless about what to do to prepare themselves and their kids for the challenges of moving abroad. We go overseas with a bucket full of roots, traditions, and beliefs that are drying. The water of the Venezuela of the past is not there anymore to nurture them. Ironically, we have the biggest oil reserves in the world but there are no antibiotics, diapers, bandaids or bedsheets in the hospitals. Patients die of hunger and infections. There are no medicines, no doctors either. 

06A17FC2-3C46-4239-8479-68572AC1517B
Headlines overseas are as depressing as the reality of my country. Picture by Flor García

We go overseas with a bucket full of roots, traditions,

and beliefs that are drying.

Accordingly to information published by Revista, Harvard’s Review of Latin America, Venezuela was once considered a miracle country. Until the 1980’s it was one of the four Latin American countries certified by the World Bank as an upper-middle-income economy. Its political landscape was stable, democratic and prosperous; its economy was successful with a high income due to oil production. Socially, we, Venezuelans, were very proud of our heritage and we were able to study in high quality universities around the country and enjoy a middle class lifestyle that made us content and strongly rooted in our traditions and land. 

These facts do not exist anymore. 

Now, we abandon our houses, jobs, families, and friends to adventure in foreign lands, looking for a better future. We are too desperate to apply for an expat assignment; but we are not that poor and in risk to be officially considered refugees. We are a grey zone. Today, we read the newspapers, watch the evening news, search online, and we only find chaos. “The land of the Hunger”, “the Country of Teenage Pregnancy”, “oil producer country in ruins”… depressing headlines. I am pretty sure my fellow Venezuelans abroad think the same. We feel lost sometimes… where are we really from? 

Thankfully, I have connected with many Venezuelans around the world and what I see is encouraging. These are people who reinvent themselves, their careers, their whole lives to adjust to a new system in a foreign land. These are men and women willing to work those extra miles to send money to their relatives in Venezuela. These are the byproduct of a country governed by an illiterate drug cartel. Frequently, I see leaders, entrepreneurs and businessmen; these are the Venezuelans that create change from outside. From abroad. These are the Venezuelans who insist in cooking traditional meals to share with their children and friends overseas; thanks to them my arepas are less sad and more diverse. 

These are people who reinvent themselves, their careers, their whole lives to adjust to a new system in a foreign land

However, the reality isn’t the same for everybody and unfortunately many of my countrymen live in poverty in and out of Venezuela. Families are growing apart and children are spending their young years far away from mom and dad. Parents leave their offsprings with other family members and move away looking for a job to live a decent life. Bittersweet truth of people forced to change, connect, and lead far away from their birth country. 

9BA97960-8E93-4ADE-AE2A-5CB1B1CED822
A country, its people, its traditions… what about its future? Picture taken by Flor García 

Today, I write about a reality that breaks my heart. Today, I make the choice to show my children the beauty of Venezuela’s landscape, the richness of our culture… the strength of our people. And even though I am saddened by the humanitarian crisis of my birth country, I choose to keep my roots dampened by the elixir of my memories. 

Today, I connect with other global minded people and lead the change my land needs. Today, I change for the better to wholly represent a Venezuela that will reinvent herself and will welcome back many of her sons and daughters. 

I am Venezuelan but also a citizen of the world. 

Yo nací en esta rivera del Arauca vibrador… 

 

Mi hijo habla inglés ¡pero yo no!

Son numerosas los mensajes que recibo de padres preocupados que piensan que no pueden ayudar a sus hijos a ser bilingües porque ellos no lo son. Sin embargo, es una realidad cada día más presente en los hogares de muchísimas familias quienes por motivos laborales, académicos y culturales deciden emprender la aventura de aprender un segundo (y tercer, cuarto y hasta quinto) idioma en casa aun cuando papá y mamá son monolingües.  ¿Pero es esto posible?

La respuesta es Sí.

Criar hijos bilingües es una tarea apasionante y demandante que requiere tiempo, dinero, constancia y mucha imaginación. Aun cuando nosotros no dominemos el idioma que nuestros chicos aprenderán, el apoyo de los padres es invaluable y necesario. Por ende, hablemos el idioma o no, nuestra dedicación marcará la diferencia en la rapidez y eficacia con la cual nuestros hijos adquieren un idioma extranjero.

¿Qué hacer para apoyar a nuestros hijos en esta nueva aventura?

  1. Aprende el idioma tú también. Este puede ser el momento tan esperado para que empieces a trabajar en ese sueño de siempre y aprendas un idioma extranjero que te permita mejorar tus oportunidades laborales, viajar a ese paraíso que tanto anhelas o bien divertirte en casa viendo películas con tus retoños en ese idioma que todos a nivel familiar adquieren.
  2. Invierte en recursos y herramientas de aprendizaje. Recuerda que para aprender una lengua extranjera debemos desarrollar cuatro destrezas de comunicación esenciales: auditiva, oral, escrita, lectora. Por eso es esencial invertir en material audiovisual, música, revistas, libros ilustrados y diccionarios. La biblioteca local y el Internet son nuestros mejores aliados en esta misión.
  3. Contacta personas que hablen el idioma que aprenden los niños. Quizás tu no cuentes con las habilidades lingüística necesarias para entablar conversación con tu hijo en la lengua meta, pero si debe haber algún familiar, tutor, maestro, vecino, amigo o colega que domine dicha lengua y que este dispuestos a compartir con tu niño unos minutos semanales para trabajar en las destrezas comunicativas del idioma. Si el presupuesto lo permite, se podría contratar a una niñera o cuidadora hablante nativa de la lengua meta que le hable a los niños en ese idioma unas cuantas veces al mes.
  4. Deja la vergüenza de lado y habla. Tal vez no hablas perfectamente el idioma y por ello sientes pena de expresarte delante de tus hijos. Sin embargo, debes recordar que esto es una aventura que se asume de forma colectiva, en familia, y como consecuencia debe ser enfocada desde la practica y el entendimiento y no la búsqueda de la perfección. Imagínate el orgullo de tus hijos al verte aprendiendo otro idioma con entusiasmo y disciplina.
  5. Sé creativo. Hay diversas maneras de exponer a nuestros hijos a la lengua meta, lo importante es querer hacerlo y ser constantes en ello.  ¿Qué no se te ocurre nada? Te invito a visitar portales web de familias bilingües y multiculturales, Instagram y Pinterest. Las ideas están allá afuera, solo tienes que buscarlas. Por lo pronto comparto con ustedes mis favoritas: inscribir al niño en un programa de inmersión en el idioma que se desea aprender, llevarlos a campamentos de verano e invierno en un país en donde se hable dicha lengua, contratar un tutor privado para casa, conseguir unas lecciones de idiomas en línea (modalidad online), participar en actividades sabatinas en centro comunitarios y hasta cocinar. Preparar una receta típica del país de la lengua meta es una forma divertida y sabrosa de compartir y aprender no solo del idioma, sino tambien de la cultura. 
  6. Consigue un Pen-Pal. Dependiendo de la edad de tus hijos, tener un compañero de correspondencia es una forma emocionante y efectiva de practicar la escritura y comprensión lectora en la lengua meta. Además, estarás promoviendo el contacto social a través del correo lento o “snail mail” y no solo por medio de las redes sociales.

Ahora bien, estos aspectos se relacionan directamente con el idioma en cuestión. Además, existen puntos que deben ser tomados en cuenta como parte fundamental del aprendizaje de ambas la lengua nativa y la extranjera. Recordemos:

  • Fortalecer la lengua nativa. Se ha comprobado que los niños con alto nivel de conocimiento de su propio lenguaje aprenden de forma más eficiente la segunda lengua. La lectura será tu mejor herramienta y no tienes la excusa de que no sabes leer en otro idioma, pues te recomiendo leerle a tus hijos libros en tu propia lengua.
  • Mantén contacto constante con maestros y tutores. El binomio padres-escuela siempre será la clave para el éxito de tus hijos en cualquier misión educativa que emprendan. Participa en actividades de la escuela, asiste a las reuniones de padres y haz trabajo voluntario. Está presente.
  • Sé disciplinado y constante, establece horarios dedicados al aprendizaje de esa otra lengua y planifica con tiempo actividades que expongan a los chicos a la culturas propia y diferentes.
  • Busca apoyo. Todo se hace mejor trabajando en equipo. Contacta a otros padres que estén en la misma situación que tú, revisa los portales en línea de familias bilingües y revistas multiculturales.
  • Sé claro en expresar los motivos por los cuales tu hijo aprende una segunda lengua. Explícaselo. La motivación es el motor de la adquisición de una lengua extranjera.

¿De pronto te parece que es cuesta arriba? 

Es normal. Pero debemos enfocarnos en hacer de este proceso de aprendizaje algo divertido que fomente lazos familiares y nutra nuestra relación con los chicos. Por supuesto que habrán momento de desesperación y frustración, pero es vital que nos mantengamos firmes y no desistamos. Aprender otro idioma es una inversión en la educación de tus hijos. No un lujo.  Y como estamos hablando de una inversion para la vida de nuestros tesoros más preciados te voy a dar unos últimos consejitos para evitar guerras campales en casa.

FDD49A4E-D828-4690-9E6E-7B3C56F36DB9
Apoyemos a nuestros hijos en su camino como aprendices (Cadaqués, Spain)

¿Qué no debemos hacer?

Evita amenazar y castigar a los niños por no aprender lo suficiente o por no querer hablar en el idioma meta. La rebeldía de los niños bilingües es un fenómeno comprobado que para nada se resuelve a gritos, exigencias ni regaños. De igual forma te pido que no te rías o burles de los errores cometidos por tus hijos al hablar en el idioma extranjero. Esto tampoco debe ser permitido en tutores, maestros o familiares del niño. Y por último, deja de lado el papel de policía y evita corregir constantemente. Sí, a los aprendientes de un idioma se les deben enseñar la pronunciación y gramática correctas, sin embargo la corrección del error debe ser trabajada de forma natural, poco a poco y siempre y cuando no se atente contra la seguridad y autoestima de los chicos. Como mamá de niños bilingües y educadora siempre busco la forma de corregir que no lesione el orgullo de mis niños, por ejemplo, repito el término o la oración errónea de la forma correcta, de esa manera los niños aprenden por modelo y ejemplo y no por vergüenza. Ideas hay muchas, simplemente toma las riendas del proceso y recuerda que debe ser divertido, eficaz y sobre todo especial para ti y tus hijos.

¡Anímate a aprender otro idioma!

FOCUS: Descubre tu Perfil de Emigrante

¿Te has preguntado alguna vez si posees las característica necesarias para emigrar? ¿Has tomado nota de esas habilidades que te ayudarán a transitar el camino migratorio de forma satisfactoria? ¿Y qué me dices de los aspectos de tu personalidad que quizás entorpezcan el proceso? Te aseguro que te he hecho pensar. Es que en el afán por preparar la partida solemos concentrarnos en los aspectos laboral, vivienda, educacional y legal del proceso migratorio y dejamos de lado esa preparación emocional tan importante para nuestra calidad de vida en el extranjero.

Hace dieciséis años dejé mi país para aventurarme en la dinámica de vida estadounidense y perseguir el sueño americano, y a pesar de que las expectativas fueron las equivocadas y terminé re-inventándome como mujer y profesional, nada me afectó más que la amarga sorpresa de descubrir que lo había dejado todo sin cerrar ciclos, sin mirar hacia adentro y conocerme mejor y sin saber con certeza qué aspectos de mí misma eran beneficiosos para el cambio y cuáles tenían que ser atendidos con detenimiento por constituir un obstáculo en mi vida como emigrante.

Mucho tiempo después un segundo proceso migratorio tocó a mi puerta y esta vez me dispuse a prepararme lo mejor posible. No tenía mucho tiempo, la decision de mudarnos a Europa debía ser tomada en dos semanas y la mudanza comenzaría en un mes, pero esto no me detuvo en mi búsqueda de esos aspectos que como mujer, esposa, madre y profesional me garantizarían una emigración feliz. Supongo que el hecho de dejarlo todo y mudarnos a otro continente representaba un mayor reto porque esta vez no lo hacía sola. Mi esposo e hijos venían conmigo y no podía darme el tupé de sufrir y lamentarme como lo había hecho años atrás.

Nada me afectó más que la amarga sorpresa de descubrir que lo había dejado todo sin cerrar ciclos, sin mirar hacia adentro y conocerme mejor y sin saber con certeza qué aspectos de mí misma eran beneficiosos para el cambio…

Por consiguiente comencé a tomar nota de mis fortalezas, cosa que no fue fácil porque arrastraba conmigo muchos años de lucha continua contra mi baja autoestima, escribía cada detalle de mi personalidad que utilizaba durante la preparación para el viaje y reflexionaba constantemente en esos aspectos que me habían ayudado a superar el reto de la primera emigrada. De igual forma tuve que bajar la cabeza y admitir que existían “detalles” que debían ser reconocidos, “abrazados” (por lo de que no hay emociones malas) y atendidos con cautela y premura. No se imaginan lo lista que me sentía sabiendo que llevaba conmigo las herramientas emocionales necesarias y la personalidad habilidosa para conquistar cualquier dificultad y disfrutar de los logros en otro país.

IMG_0240
Ser flexible para aceptar la aventura como parte de mi nuevo camino

Como consecuencia de este análisis interno y de los muchos libros, talleres y artículos en línea que leí posteriormente, confirmé que existen cualidades innatas de una persona y habilidades adquiridas a lo largo de la vida que nos hacen más propensos a asumir el cambio como una oportunidad de crecimiento y no como una amenaza latente a nuestra seguridad emocional y física. De allí comencé a concentrarme no solo en mis aspectos sino en los de mi marido e hijos y pude como resultado resumir en total cinco atributos que conforman el FOCUS de mi programa de transición emocional del emigrante y expatriado.

Confirmé que existen cualidades innatas de una persona y habilidades adquiridas a lo largo de la vida que nos hacen más propensos a asumir el cambio como una oportunidad de crecimiento

FOCUS encierra cinco componentes de personalidad relevantes:

Flexibilidad: ¿cómo ajusto mis necesidades emocionales a la nueva realidad que vivo? Esta interrogante nos lleva a considerar la forma en la que nos adaptamos a situaciones diversas y en lo cómodos que nos sentimos en momentos de confusión e improvisaciones. Esto es algo fundamental cuando nos mudamos al extranjero porque siempre se presentan situaciones que no estaban planificadas de esa forma o bien, nos toca conocer nuevas tradiciones, un nuevo sistema al cual debemos ajustarnos como individuos y como grupo familiar.
Organización: ¿qué tan estructurado soy con respecto a las rutinas familiares y de trabajo? Ser organizados nos permite desarrollar rutinas y rituales que le dan coherencia y estabilidad a nuestra vida y a la de nuestra familia. Cuando emigramos, es importante conservar la estructura que hemos manejado a los largo de nuestra vida para así incorporar algo de estabilidad y familiaridad a una situación y entornos desconocidos.
Curiosidad: ¿qué tanto disfruto de conocer lugares nuevos? Ser abiertos a situaciones novedosas es clave para la adaptación en el extranjero. Pero no olvidemos que dicha curiosidad debe ir directamente ligada a la capacidad de aprender de lo diverso sin tener una actitud juzgadora, una mente abierta a culturas diferentes y una actitud inclinada a educarse de lo visto en el nuevo entorno.
Undívago: ¿me dejo llevar por la situación y encuentro la forma de ser optimista aun cuando todo parece contracorriente? La respuesta a esta pregunta se basa principalmente en cómo vemos la vida y en particular, los retos. Una personalidad optimista, placentera, amigable y que busca lo bueno en cada oportunidad es altamente recomendada para expatriados y emigrantes. Ser undívagos nos permite construir puentes comunicativos con nuevas amistades, colegas y afines que si bien no comparten en un cien por ciento nuestra cultura, idioma e ideas, nos proporcionan esa red de apoyo que necesitamos al iniciar una vida en el extranjero. Por ende, le vemos el lado positivo a esa amistad que se forma y a las oportunidades brindadas por nuestra nueva comunidad.
Sociables: ¿qué tan abierto soy para acercarme a los demás y entablar una conversación? Una persona sociable por lo general se alimenta emocionalmente de los estímulos externos, por eso disfruta de compartir con amigos, reuniones familiares y la jovialidad de una cena con los colegas. Esa extroversión nos permite hacer amigos más fácil y rápidamente y eso nos ayuda enormemente a sentirnos parte del lugar al que recién nos mudamos. Sin embargo, no se preocupen los introvertidos, pues se ha descubierto que en el caso de las personas más reservadas, estas tardan en entablabar una amistad pero cuando lo hacen, las amistades suelen ser mas profundas y duraderas, algo que también nos hace sentir a gusto en el extranjero.

Una personalidad optimista, placentera, amigable y que busca lo bueno en cada oportunidad es altamente recomendada para expatriados y emigrantes.

IMG_0239
Nuestro perfil de emigrantes nos aliviana la ruta migratoria  

Determinar la presencia o ausencia de estás cualidades nos dará el chance de conocernos un poco más y así determinar nuestro perfil como emigrantes. Si bien cada persona y cada razón para dejar el país de origen es diferente, si bien cada personalidad puede ser exitosa en el extranjero, contar con un perfil favorable nos servirá de apoyo para ajustarnos más rápidamente al nuevo lugar, nos permitirá asumir la diversidad cultural y crecer a través de nuestras experiencias como expatriados.

Ahora bien, no vayamos a entrar en pánico colectivo y a salir aplazando planes o estemos saboteándonos a nosotros mismos si nos damos cuenta de que carecemos de alguno de estos atributos. Como bien expliqué al inicio de este artículo estas características pueden ser desarrolladas y atendidas a lo largo de la vida, incluso antes, durante y después de habernos mudado al extranjero. El único requisito es mirar hacia adentro para saber dónde reforzar conductas y reconocer cuándo debemos desarrollar estrategias que promuevan la flexibilidad, el ser sociables y undívagos, la curiosidad y la organización.

Si aprendemos a conocernos a nosotros mismos y somos asertivos, lograremos cultivar estas habilidades que serán parte de nuestro bolso de herramientas emocionales migratorias. Y es allí donde FOCUS nos brinda los recursos de auto evaluación y reconocimiento personal que tanto necesitamos si nos encontramos transitando el camino de expatriados. Listas y cuestionarios desarrollados con el perfil del emigrante son parte del asesoramiento que los participantes del programa FOCUS reciben como pieza clave de una formación integral y personalizada.

Por lo pronto te daré espacio para analizar los puntos aquí expuestos. Todos estamos llamados a ser exitosos en el extranjero, solo debemos concentrarnos en desarrollar las estrategias necesarias para asumir el cambio como chance de crecimiento personal y laboral, y contrarrestar nuestra predisposición a huirle a lo desconocido por miedo al fracaso y lo foráneo. ¡Atraévete! Mira hacia adentro… ¡Enfócate!

La Mujer Latina en el Extranjero

“Soy una mujer, y yo soy una latina. Esas son las cosas que hacen que mi escritura sea distinta. Esas son las cosas que le dan poder a mis escritos.” Sandra Cisneros 

Y es que en este recorrido que hacemos como viajeras permanentes, el escrito de nuestras vidas es fuerte, decidido y tenaz, como el espíruto latino. Pienso en viajeras continuas porque eso es lo que somos, eso soy yo y esa eres tú. La travesía de la mujer latina que emigra nunca acaba, jamás llega a su fin. Lo mismo ocurre con las que se toman sabáticos o las que recorren el mundo como expatriadas. Todas somos, de una forma u otra, caminantes de oficio. Una vez dejado el terruño original, son muchos los nidos constituidos, los sabores disfrutados y los abrazos repartidos que pasan a crear ese sentido de hogar que trasladamos, con lágrimas y risas, desde nuestra casa de cemento hasta nuestra séptima nube en un país lejano.

¿Pero qué nos distingue de otras mujeres emigrantes? 

La respuesta no se nos presenta fácilmente. Trataré de desglosarla en pedacitos de recuerdos y familismo.

1. Una mujer latina crece teniendo como norte la aceptación familiar y se forma bajo la protección de parientes y amistades cercanas. Nosotras somos por excelencia mujeres de familia, dispuestas a escuchar los consejos de la madrina y seguir las recomendaciones de la abuela. En muchos casos sentimos la necesidad de “hacer caso” y seguimos órdenes de padres y tíos porque respetamos su autoridad y confiamos en que ellos saben qué es lo mejor para nosotras.

Aún recuerdo la emoción tan grande que tenía por casarme en agosto, en una hermosa boda de verano rodeada de flores y el césped verde… cosa que no sucedió porque la bisabuela de mi esposo nos aseguró que era de mala suerte tener el casorio en ese mes… Todos los matrimonios celebrados en agosto que ella conocía  habían terminado en divorcio. Vaya usted a saber si era cierto, pero mi corazón jamás pensó en no hacer caso y al final nos casamos la última semana de septiembre (lo más lejos de agosto posible) en una boda otoñal de tonos rojizos y ocre que jamás olvidaré.

Se han preguntado qué pasa con esa mujer latina cuando emigra. ¿Qué ocurre cuando nos toca crecer lejos de esa fuerza de gravedad llamada padres, tíos, primos, abuelos y amigos que consideramos familiares? Nos vemos fuera de nuestra zona de confort enfrentado el gran reto de tomar decisiones sin voltear a ver si mamá aprueba. Ya la vecina no está para criticar… estamos nosotras solas, en muchos casos acompañadas de nuestros hijos y pareja, abriéndonos camino en una sociedad de cultura muy diversa. Muchas veces traemos el pesado equipaje de la inseguridad y falta de autoestima por habernos criado en la búsqueda perenne de la aprobación de los demás. Con frecuencia dudamos de nuestras capacidades y atributos.

2. Una mujer latina se sacrifica a sí misma por el bienestar familiar. Por supuesto esto es menos demandante cuando contamos con el apoyo moral de la familia extendida y los amigos queridos. En el país de origen siempre contamos con ayuda y en la mayoría de los casos tenemos la posibilidad de tomarnos unos cinco minutos para nosotras mientras la abuela le echa un ojo a los chicos. Cuando vivimos lejos de todos la realidad es muy diferente. Nosotras pasamos a un segundo plano y nuestro núcleo familiar viene primero.

Muchas han sido las tardes en nuestros viajes anuales a Venezuela que hemos dejado a los niñitos con los tíos y corrido a tomarnos un buen batido de papaya en la tranquilidad del silencio de pareja. Ese privilegio no se nos da tan bien en el exterior.  Usualmente la falta de conocidos en quien confiar hace que nuestros primeros tiempos en el país huésped sean un compartir constante con nuestra pareja e hijos, todos juntos para arriba y abajo aprendiendo el nuevo oficio de conseguir tiempo para nosotras mismas en un lugar distinto con una dinámica desconocida. Por supuesto que nuestra entereza y decisión nos permite encontrar la forma de repartir el tiempo entre el hogar, el empleo, negocio y hasta actividades de voluntariado, pero reconozco que no es sencillo, al menos no al principio.

3. Una mujer latina aprecia a sus seres queridos intensamente. Somos así, cariñosas, cálidas y preocupadas por todos y todo. Emigrar o vivir por un tiempo lejos nos aleja de esos afectos que se convierten en vacíos distantes. De pronto no tenemos a nuestro grupo de amigas para consentir y apoyar. Quizás la población local sea un poco más reservada en su modo de entablar una relación de amistad; tal vez nuestro jefe nos demuestra su aprobación con un gesto muy formal que consideramos frío e impersonal. La cierto es que son diferencias que nos afectan profundamente debido a nuestra naturaleza afable y abierta.

Como consecuencia, tenemos el reto de ajustar nuestro proceder a un nuevo entorno y aceptar que detrás de esa actitud distante no se esconde nada personal, sino al contrario, se manifiesta un comportamiento social propio del lugar al que emigramos. Pero nosotras somos persistentes y rendirnos no es una opción. Así que con entusiasmo buscamos la forma de crear un círculo de amistades que nos permiten sentirnos en “casa”. Eso sí, es muy común que la diversidad cultural en lo que se refiere a relaciones interpersonales algunas veces nos parezca rara, incluso negativa, pues no venimos acostumbradas a ciertas prácticas menos estrictas, sobre todo en lo que se refiere a sexualidad y carrera. Ser mujer latina implica en numerosos casos tener una fuerte identidad religiosa y moral que nos es inculcada desde muy niñas.

“Lo que te hace diferente ahora te hará destacar más adelante. Deberías estar orgulloso de ser diferente.” Ellen DeGeneres 

Sin embargo esto no es una declaración de dificultades ni una protesta migratoria. Quiero con estas líneas destacar las razones por las cuales la mujer latina triunfa cuando concilia sus metas y sueños con la integración cultural por parte de su núcleo familiar y de sí misma, el aprendizaje de un idioma y el emprendimiento de su propio negocio en el extranjero. Estoy aquí para resaltar que es por esa necesidad de aceptación familiar, la cual mencioné anteriormente, que aprendemos a lidiar con nuestros propios miedos de la infancia y adolescencia y logramos mantener el contacto significativo con nuestra familia extendida que se ha quedado en el país de origen.

De igual forma, es esa búsqueda de bienestar familiar la que nos permite establecer prioridades claras para mantenernos enfocadas en lo que realmente importa: la unión familiar y el desarrollo emocional y físico de los nuestros. Ese amor incondicional hacia nuestra pareja e hijos nos motiva a enfrentar los retos que surgen antes, durante y después del proceso migratorio, de nuestra aventura de viaje o la expatriación temporal.

Finalmente, la calidez, la pasión, el arraigo y el entusiasmo que caracteriza a la mujer latina son los mejores aliados para destacarnos en cualquier lugar, no importa el idioma ni las costumbres locales. Nosotras conseguimos conquistar los ambientes más diversos y adversos con trabajo constante y una energía que irradiamos aun en los días grises… Es que acaso ¿no se han fijado en el poder que tiene la sonrisa de una latina?

IMG_0205

 

 

Reflections of an expat on Global Issues

Due to the latest events presented by the media around the world and the loads of nasty comments on media platforms such as Facebook and Instagram regarding human rights, immigration policies, refugees and globalization, I have felt the strong need to give my opinion and stand up to the intolerance of many. However, I encounter a new challenge every time I say what I believe. First, I have found several people that usually use the arguments “you don’t live here anymore” or “you aren’t a national from this country” to diminish and reject my commments and feelings.

Therefore I ask myself, is it different to express our opinions when we lead a cross-cultural life and don’t reside in the country of origin? Is it harder to share with others our position on political and social situations just because we don’t live in that particular place anymore? How do I disconnect from what is happening in my children’s passport country even though we don’t live there at the moment?

I simply can’t. I refuse to look away and ignore the many inhuman things that are happening. I will always stand up to flawed laws and policies. I am going to criticize every wrong action taken by a corrupt government, no matter where I live and work. This isn’t about a particular administration or culture, this isn’t about the place that has issued my current residence permit. We are talking about the well being of many who are going through unbearable emotional pain due to our inability to accept and embrace diversity. I don’t need to show you my current tax declaration or birth certificate to give my viewpoint regarding your country, my country… our COUNTRY. 

Is it possible that we lose the right to judge intolerance back home when living overseas? It looks like it. Or at least that is what many want us to believe. But we, expatriates, immigrants, citizens of nowhere and everywhere, we can’t accept that. It is not acceptable to keep our mouths shut just because we are not nationals from a specific place, or we don’t live there anymore, or we are afraid of being taken as intolerant.

The issues I see in two of my most beloved nations, such as Venezuela and the United States, the many mistakes made by despicable forces wanting to bring back a rancid nationalism movement, those issues I won’t ignore. So please, don’t let others frighten you just because your lifestyle, better opportunities or love have taken you abroad. Be true to yourself and your beliefs. Remember, if we want to be global citizens we need to care about every single person in this world suffering from hunger, persecution, poverty and sickness. Be the voice of those who have no strength to raise their own voices.

At the end, the problems we see aren’t just small things individually wrapped up for a specific nation. In this every day more globalized world, the issues from one country directly affect the well being of other countries

Oh no, but this doesn’t end here. I have also encountered many fellow humans that feel the urge to remind me the need to be “more tolerant”… don’t I preach daily to be raising citizens of the world? Then why do I take such a radical position against prejudice, stereotypes and cultural ignorance? Why can’t I “respect” the opinions of many who enjoy posting and reposting information that stands for separation and hostility? Well, like Karl Popper once said, a society that is tolerant without limit will see their ability to be tolerant seized or destroyed by the intolerant. Sequentially, in my experience, we have to be intolerant of intolerance to maintain a respectful and more humanitarian society.

Finally, I would like to invite you to talk about your beliefs with no fear. At the end, the problems we see aren’t just small things individually wrapped up for a specific nation. In this every day more globalized world, the issues from one country directly affect the well being of other countries. We would be very naive to ignore what is happening on the other side of the world and stay quiet about injustice. For now, I will continue reminding myself that no matter where I live, I am a woman, a mother, a lawyer and educator, and a citizen of everywhere. So my opinions are valid and important.

How do you manage to express your “radical” positions against racism, prejudice and unfair issues around the world?

 

 

Oh no! I’ve forgotten my own Language!

I woke up in the middle of the night very excited. I had a dream: I was happily mingling with colleagues while speaking German. Woohoooo!!! That is great news, I thought. That means that the German language was finally making its way into the corners of my brain… but what is going on with me and my native language? All of the sudden I realize that I was using my mother tongue less and less and increasing the time I speak English and German. In addition, I must confess I find myself thinking in English most of the time, talking to fellow teachers in German and addressing daily activities with these two languages in mind… better said, at the tip of my tongue.

Since language is a huge part of a country’s heritage, I have been dealing with ambiguous feelings. On one hand, I feel proud of myself and the language skills I have developed both in English and German. But on the other hand, it seems to me that I’m separating myself from the rich culture of my country and its people. How to manage to stay really Venezuelan when living so far away, experiencing diverse traditions and communicating in different languages? It seems that the answer was right there in front of my eyes, or inside of my heart for that matter.

Since language is a huge part of a country’s heritage, I have been dealing with ambiguous feelings. On one hand, I feel proud of myself and the language skills I have developed both in English and German.

Staying Venezuelan doesn’t depend on how many times per year I visit this country or how much Venezuelan paraphernalia I decorate my house with. I don’t even own a Venezuelan flag. Staying true to my roots is determined by my commitment to be a better mother, worker and citizen of the world. It depends on my ability to share my traditions with family, friends, and students and still admire theirs. Being a true Venezuelan means to represent my country overseas the best way possible. It means to asmilate to other cultures and respect (and like, why not?) their traditions.

Staying true to my roots is determined by my commitment to be a better mother, worker and citizen of the world.

Barquisimeto, Venezuela
Strolling around my beautiful hometown Barquisimeto (Venezuela)

As a matter of fact I am not forgetting about my country when I meet with friends from other cultures, or when I learn to cook traditional dishes from the United States, Germany and beyond. I’m faithful to my origins when I tell my children stories about the beauty of Angel Falls and when I’m honest and impeccable at work. When I address my clients with high standards while showing them a huge smile always inspired by the blue of the Caribbean Sea (I keep a mental picture of it) and the rhythm of Tamunangue (traditional dance from my hometown). I am a Venezuelan citizen of the world. That’s it. Plain and simple. Magical and challenging.

So, how to deal with feelings of regret and shame when enjoying traditions from a country different from your own?

Just focus on embracing diversity

Ethnocentrism has no purpose in the way of a world citizen.

Being able to appreciate diverse cultures is a powerful resource to adjust to a new place faster and smoothly. Having an ethnorelativistic attitude allows us to enjoy the host country’s traditions while still feeling proud of our own heritage. Remember that we all believe that our country is the best one, avoid making the mistake of harboring arrogant feelings about your origins: ethnocentrism has no purpose in the way of a world citizen.

Today I feel better. The ambiguity of my feelings has faded and now I allow myself to fall in love again. I enjoy every blooming flower of this German spring, every sun ray that goes through the stained glass of Fulda’s cathedral. My feelings for the amazing things found here neither diminish my appreciation for my own culture nor makes me less Venezuelan. It is a more complete me. Undoubtedly Venezuelan, uniquely from every corner of the world… And you, would you allow yourself to fall in love again with every country you experience?

 

 

 

 

 

Mi duelo en la distancia

… Y no me dio tiempo de llegar. 

Tres semanas han pasado desde que mi madre murió y finalmente siento la necesidad de poner por escrito lo que mi mente y mi corazón sienten. No es tarea fácil pues a veces no siento nada, como si los días pasaran sin recordar que mi madre ya no está. ¿Es que acaso no me importa o no me duele?

Pero de pronto me lleno de recuerdos y en minutos siento como una ola de nostalgia me invade y el llanto no se hace esperar. Con alivio abrazo mi dolor y sonrío al darme cuenta que sí lamento lo ocurrido y reconozco que debo enfocar mi duelo de forma diferente porque me encuentro lejos. Es esta la realidad de todos los que vivimos en el extranjero dejando parientes y amigos en el país de origen. Yo no podía ser la excepción.

Resulta definitivamente más sencillo tratar a otras personas y ayudarlas a manejar su pérdida utilizando las herramientas adquiridas a través del estudio y la experiencia, sin embargo, aplicar esos recursos a mí misma ha sido una tarea laberíntica. De pronto me encontré con mi propia frustración, culpabilidad, incertidumbre y miedos, una maraña de sentimientos que se han presentado sin secuencia lógica, todos a la vez o por goteo, en la mañana y en la noche… de manera inesperada, intensa. También he tenido episodios de NADA. No me duele nada, no pienso en nada, no lloro nada. Es así como decidí ser una combinación de visceralidad y racionalidad y entonces escogí sufrir mi duelo con vehemencia mientras organizaba de forma lógica todo lo que iba sintiendo y los pasos a seguir para avanzar en cada etapa de este proceso.

De pronto me encontré con mi propia frustración, culpabilidad, incertidumbre y miedos, una maraña de sentimientos que se han presentado sin secuencia lógica, todos a la vez o por goteo, en la mañana y en la noche…

Por esta razón comencé a aceptar la etapas naturales de mi propio dolor, por ejemplo, lloro cuando veo una foto de mi madre o cuando recuerdo su olor. De igual forma, al estar calmada, procuro reconocer y darle nombre a cada emoción para asegurarme de que sigo el camino natural del duelo sin saltarme etapas ni ignorar sentimientos. Recuerdo que es preciso cerrar ciclos, algo muy personal, que cada quien maneja a su estilo. Para mí ciertos ritos religiosos resultan bálsamo para mi corazón, me ayudan a alcanzar la etapa de aceptación que promete calma después del dolor. Comparto con ustedes los pasos que he seguido durante las últimas tres semanas. No tengo ánimos de imponer reglas, sino de fomentar duelos sinceros y productivos, los cuales son tan difíciles de manejar cuando nos encontramos viviendo en el extranjero.

  • Reconocimiento de emociones propias inmediatas a la noticia. Para mí fue sumamente difícil aceptar que no llegaría a tiempo al entierro de mi madre, que todo ocurrió tan rápidamente que ni un adiós fue posible. Durante esos primeros momentos sentí culpa por no estar allí y por el tiempo que había “perdido” en el extranjero lejos de mi madre. Me sentí egoísta y a la vez víctima de las circunstancias. Me tomó tiempo y fuerza de voluntad el sentarme de frente a mis pensamientos lógicos y repetir el mantra que llevo conmigo desde que dejé mi tierra hace más de quince años. ESTOY DONDE TENGO QUE ESTAR. Y eso implica perderme de muchas cosas, algunas dolorosísimas, que requieren mi atención y aceptación.
  • Saciar la necesidad de cerrar ciclos. Uno de los problemas más grandes de vivir expatriado es no estar presentes en el entierro de seres queridos y esto genera una sensación de estar incompletos, la cual acarrea consecuencias severas cuando no se maneja de forma adecuada. Para ello, debemos tomar las riendas de nuestro duelo, muchas veces en medio de llanto y pesimismo, y planificar las actividades que servirán para despedir a ese pariente o amigo en la distancia. Cada quien enfoca su espiritualidad de forma particular y en base a ello se deben realizar ritos que nos permitan decir adiós. Como católica practicante me ayudó muchísimo orar, asistir a misa por el eterno descanso de mi mamita, sacrificio y reflexión. También el contacto con la naturaleza me ha ayudado enormemente. Sé de amigas queridas que han hecho reuniones con amigos de la localidad y han bebido y comido recordando la vida de ese ser que ya no está con nosotros. Reflexionar sobre lo que nos parece correcto y nos permite respirar profundo es clave para este paso.

image1

  • Negociar y aceptar. Esa negociación que se presenta cuando comenzamos a decirnos a nosotros mismos “está en un mejor lugar”, “descansó la pobre”, “no sufrió tanto”, todo eso es normal y debe formar parte de nuestro duelo. en consecuencia me invito a no sentirme culpable por pensar que fue lo mejor, sin olvidar, claro está, que la partida de mi madre implica un desarraigo que se ve profundizado por mi condición de inmigrante o expatriada. Momento de sentimientos confusos y ratos de claridad. Aceptación y valentía para digerir lo ocurrido, sin negarnos nada, aunque duela, ese ser tan amado murió y nuestras decisiones nos llevaron a estar lejos en ese momento. Mis decisiones no son malas, simplemente tienen sus puntos a favor y en contra característicos de todo lo que se hace en la vida.
  • No acelero el proceso. Vivo cada día de mi rutina con intensidad, escuchando a mis emociones. Soy más permisiva con mi descanso, tomo té y me siento junto a la ventana a disfrutar del sol y el paisaje. Lloro, me río, bailo y me visto de negro, es mi proceso, mío, solo mío, así que lo llevo a mi propio paso. Un gran número de psicólogos y especialistas en duelo indican que este proceso puede durar de dos a doce semanas dependiendo de cada persona. Muchas veces se puede prolongar hasta los seis meses. Me parece que como todo lo que tiene que ver con la salud física y emocional, debemos estar en sintonía con lo que mejor nos va y estar alertas frente a síntomas de depresión profunda, pérdida severa de peso y falta de sueño.

En otras palabras, me siento mas humana, ese contacto con mis emociones más crudas y en carne viva me enseñan que la vida se basa en decisiones, que muchas veces el camino es bien cuesta arriba, que el hogar se lleva en el corazón y en el de todos esos seres que amamos. Ya comienzo a vislumbrar mi próxima tarea: arraigarme de nuevo. No olvido que la muerte de un progenitor significa la pérdida de una de las columnas de apego de todo ser humano. Es por ello por lo que siento la necesidad de re-ajustar mis bases de arraigo para no perder por completo los cimientos de mi niñez.

Y ahora te llevo conmigo a donde quiera que voy… 

Actitud migratoria: ¿se nace o se hace?

Sentada en la cocina al lado del radiador de la calefacción, observando como cae la noche aun cuando son solo las 4 de la tarde, me pregunté, ¿de verdad soy feliz con este clima? Y la respuesta me sorprendió: Sí, sí lo soy. Haber nacido en un país de clima tropical nos hace inevitablemente vulnerables a estos inviernos norteños que mucho distan de las noches cálidas de la costa o del calorón de la Semana Santa. Sin embargo, mi corazón se regocija con las veladas pasadas junto a la chimenea, las visitas al mercado de navidad y el vino caliente que bebo para calentarme el alma. Y es que me he enamorado de la libertad que trae consigo la aceptación.

Con el pasar del tiempo y después de haber residido en tres países diferentes, he aprendido a entender que la mejor forma de afrontar el proceso migratorio es aceptando  los siguientes puntos:

  • La decisión de irnos a vivir a otro país. Como toda determinación, emigrar es algo que debe ser pensado profundamente y aceptado. Cuando estamos en paz con la razones por las cuales hemos decidido dejarlo todo comenzamos ese proceso de sanar la tristeza que trae consigo el abandono físico de bienes materiales y emocionales, lo familiar, lo querido.
  • El lugar escogido como nuestro nuevo hogar. Nada es fácil al comienzo y si de verdad queremos adaptarnos a la comunidad huésped tendremos que pasar por momentos difíciles, ratos de incertidumbre, un idioma que no conocemos, hasta que por fin podamos reclamar ese lugar como nuestro. Claro está, hay casos en los que el destino no favorece nuestra profesión o salud emocional y en ese caso se deben reconsiderar las cosas. Pero por favor, no desmayemos ante el primer obstáculo.
  • Mi nuevo rol. Emigrar trae consigo muchos cambios, no solo a nivel de vivienda, idioma, parientes y amigos que se quedan atrás, sino también cambios a nivel integral, como por ejemplo la profesión, la distribución de cargas del hogar y/o economía, reacciones que no reconocemos en nosotros mismos, nuestra actitud frente a retos nuevos. Para mí comenzar mi vida en otro país ha significado renacer, reinventarme a mí misma y aceptar a una Flor que no conocía anteriormente.

Cuando estamos en paz con la razones por las cuales hemos decidido dejarlo todo, comenzamos ese proceso de sanar la tristeza que trae consigo el abandono de bienes materiales y emocionales, lo familiar, lo querido. 

Creo firmemente en el poder de la actitud para afrontar los retos propios del proceso migratorio y en la fuerza de la aceptación para promover los factores protectores de mi resiliencia. Abrazo el cambio, lo amamanto con ideas frescas, con paisajes nuevos; acepto que estoy donde debo estar y que esa experiencia me prepara para lo que está por venir. Muchas veces armo pataleta ante lo que me disgusta, pero al final termino entendiendo que muchas de las cosas que me molestan, no son negativas en su esencia. Al contrario, son mis reacciones las que me hacen sentir mal, triste y enojada, todo por no saber algo en su debido momento o por no estar acostumbrada a cierta forma de vida totalmente nueva para mí. El problema no es el  idioma alemán, sino mi desconocimiento del mismo. Los alemanes no son antipáticos por no saludarme en la calle o sonreírme a diestra y siniestra. Ellos no me conocen, estoy recién llegada, es normal, no me lo tomo personal.

Nuevos caminos

Te prometo que si partes de esta primicia, la forma de ver las cosas se hace más optimista, se tranquilizan las emociones y se logran encontrar soluciones a los retos del proceso migratorio. ¿Resulta fácil? No. ¿Se logra? Sí. Es cuestión de aceptar y dejar de resentir la partida. Te invito a hacer las paces con los motivos que te llevaron a emigrar. Luego, inicia la etapa de aceptar. Te sentirás mucho mejor y te darás cuenta que para comenzar en un nuevo destino no hay que nacer aventurera, sino que hay que aprender a enamorarnos del cambio.

 

A %d blogueros les gusta esto: