Leyendo en español I

Una de las herramientas más eficaces para el aprendizaje de un idioma son los libros. Diccionarios, enciclopedias, libros ilustrados, de cuentos, mitos y leyendas, biografías y comics entre otros, permiten al niño y al adulto sumergirse en un mundo de creatividad e interés mientras se utiliza la lengua meta como vehículo de lectura. Así mismo, los libros permiten que fomentemos en casa el uso de la lengua materna, en el caso de esas familias que viven en un país cuyo idioma es distinto al de origen.

Hoy quiero comenzar contigo la tarea faraónica de crear tu propia biblioteca casera, con material impreso variado y acorde a tu edad y a la de tus hijos, y tomando en cuenta los intereses de cada miembro de la familia. Juntos escogeremos los primeros libros que adornarán los estantes de tu rincón de lectura, estableceremos metas claras con respecto al idioma que deseamos aprender y/o practicar y construiremos una colección básica a partir de la cual seguir creciendo y aumentado ejemplares.

Frecuentemente me encuentro con familias que sienten que esto de crear una pequeña biblioteca en casa resulta difícil, costoso y hasta tedioso…

Frecuentemente me encuentro con familias que sienten que esto de crear una pequeña biblioteca en casa resulta difícil, costoso y hasta tedioso. No tiene porque ser así. Existe gran cantidad de material en tiendas físicas y en línea que nos permiten conseguir libros y revistas a buen precio y de buena calidad, con amplios catálogos que pueden ser mostrados a familiares y amigos para hacer de esta tarea algo compartido. Lo importante es precisar qué temática deseamos incluir en nuestra collección y ponernos manos a la obra sin prisa pero con paso constante.

1. ¿Cuál es nuestro objetivo?

¿Deseas aprender un nuevo idioma? ¿Necesitas motivar a tus niños a leer en español? El primer paso antes de que salgamos felices a la calle, bolsa en mano, o corriendo al ordenador con la tarjeta de crédito a cuesta, es establecer qué queremos lograr con esta colección. Ustedes pensarán, pero bueno Flor, yo quiero tener un poquito de todo, pues vale, entonces eso haremos. Si por el contrario gustas contar con una selección de material dirigido a una temática específica, entonces deberemos enfocarnos en libros relacionados con la misma.

¿Qué me dicen de la edad? ¿Serán libros de bebés o de preescolar? ¿Tienes adolescentes en casa? ¿Está tu marido también interesado en participar?

¿Y en qué idioma? No se ustedes, pero aquí en casa estamos en una de re-hacer nuestra biblioteca en español, pues los libros que tenemos son para niños de edad preescolar y primaria, y mis tres “little” nómadas hace tiempo que ni los miran. Ahora ellos se creen “grandes” y han empacado sus libros y revistas para mandárselos a los primitos quienes como ellos, son multiculturales y aprenden varios idiomas. ¿Qué me dicen de la edad?  ¿Serán libros de bebés o de preescolar? ¿Tienes adolescentes en casa? ¿Está tu marido también interesado en participar? Define las necesidades y gustos familiares, pues esto hará la tarea de conseguir los libros más fácil. En mi caso, nos enfocaremos en adquirir material impreso en español para niños de edades comprendidas entre los 10 y los 15 años.

2. ¿Cuál es tu presupuesto?

Establecer una cantidad de dinero disponible para este proyecto requiere de organización y un toque de practicidad. Seamos realistas con el tipo de libros que deseamos adquirir. Tener una colección de obras de la literatura japonesa firmada por diversos autores puede ser algo de lo cual nos sentamos orgullosos, sin embargo, invertir mucho dinero en material específico y caro puede hacer que nuestra colección no sea tan numerosa ni variada. Dependerá de ustedes fijar metas que puedan ser cumplidas sin provocar angustia ni decepciones. De igual forma, el presupuesto debe incluir el mobiliario que necesitaremos para almacenar nuestros nuevos libros, en el supuesto de que no contemos ya con estantería en el hogar.

Los libros y revistas nos abren una puerta

hacia otros lugares y culturas…

Es importante recordar que lo que hoy pueda parecer un gasto no es más que una inversión en el futuro de nuestros hijos y el nuestro propio. Tener una biblioteca casera nos brindará horas de distracción y aprendizaje, ratos de creatividad e imaginación, temas de conversación y discusiones inteligentes en familia. Además los libros y revistas nos abren una puerta hacia otros lugares y culturas motivando la curiosidad y el conocimiento hacia tradiciones diferentes a la propia y permitiéndonos “viajar” desde la comodidad de nuestro sofá o sillón de lectura.

3. ¿Dónde pondrás tu biblioteca casera?

El espacio es otro aspecto a tener en consideración cuando comenzamos con la misión de crear nuestra biblioteca casera. ¿Vivimos en un piso pequeño o en una casa que dispone de un estudio? Si bien ocupases un rincón de la sala para tus libros, o llenases los estantes de la habitación de los niños, debemos visualizar el espacio que usaremos para organizar y almacenar nuestra colección, las condiciones de luz y humedad, y el mobiliario que ya tengamos y el que adquiriremos luego. Nada que desanime más que empezar a comprar libros para luego arrumbarlos en una esquina del depósito por falta de sitio para guardarlos y exhibirlos. No olvidemos que el material impreso debe estar al alcance de los lectores, no escondidos en el ático; libros a la vista es igual a ratos de lectura espontánea y divertida.

Como este es un proyecto que voy a hacer paso a paso con ustedes, en casa vamos a poner los libros en la repisa de la habitación de los niños. Es mobiliario que tenemos desde hace un tiempo ya y que ahora está vacío después de la limpieza de libros que hicimos hace una semana. También es posible que queramos guardar algunos libros viejos para hermanitos pequeños o porque tienen valor sentimental. De ser así, pensemos que las cajas plásticas son la mejor opción para almacenar material impreso que ya no leamos protegiéndolo de los cambios de temperatura y de polillas.

Bueno, así llegamos al final de este primer artículo en donde establecemos los fundamentos para comenzar nuestra propia biblioteca en casa. Recuerda que aunque nosotros estemos construyendo una colección de libros en español, estos principios básicos aplican a la adquisición de material en cualquier otro idioma. Te invito a seguir “leyéndome” esta semana en mi próxima entrada del blog donde explico las categorías de los libros y algunas recomendaciones. ¡Los espero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s